cistitis no infecciosa

Cistitis no infecciosa

Es una irritación de la vejiga que no es causada por una infección urinaria.

Causas de la cistitis no infecciosa

La causa exacta de la cistitis no infecciosa generalmente se desconoce. Es común en las mujeres en edad fértil. El problema ha sido asociado con:

  • Uso de baños de espuma y aerosoles para la higiene femenina
  • Gelatinas espermicidas
  • Radioterapia en el área de la pelvis
  • Ciertos tipos de medicamentos de quimioterapia
  • Antecedentes de infecciones vesicales repetitivas o graves

Ciertos alimentos, como tomates, edulcorantes artificiales, cafeína, chocolate y alcohol pueden causar síntomas en la vejiga.

Síntomas de la cistitis no infecciosa

Los síntomas comunes abarcan:

  • Presión en la pelvis inferior
  • Micción dolorosa
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Necesidad urgente de orinar
  • Dificultad para retener la orina
  • Necesidad de orinar en la noche
  • Color anormal de la orina, turbio
  • Sangre en la orina
  • Olor fétido o fuerte de la orina

Otros síntomas pueden incluir:

  • Dolor durante la relación sexual
  • Dolor del pene
  • Dolor de costado
  • Fatiga

infeccion-urinaria-e1427256431906

Diagnóstico de la cistitis no infecciosa

Un análisis de orina puede revelar presencia de glóbulos rojos (GR) y algunos glóbulos blancos (GB). Se puede hacer un análisis microscópico de la orina para buscar células cancerosas.
Un urocultivo (muestra limpia) se hace para buscar una infección bacteriana.

Se puede hacer una cistoscopia (utilización de un instrumento con luz para observar el interior de la vejiga) si usted tiene:

  • Síntomas relacionados con radioterapia o quimioterapia
  •  Síntomas que no mejoran con tratamiento
  •  Sangre en la orina

Tratamiento de la cistitis no infecciosa

El objetivo del tratamiento es el manejo de los síntomas.Éste puede incluir:

  • Medicamentos para ayudar a la contracción y el vaciado de la vejiga, llamados medicamentos anticolinérgicos. Entre los efectos colaterales posibles se encuentran frecuencia cardíaca lenta, presión arterial baja, aumento de la sed y estreñimiento.
  • Relajantes musculares para disminuir la fuerte urgencia o necesidad frecuente de orinar.
  • Medicamentos analgésicos para ayudar a disminuir el dolor.
  • Medicamentos antiinflamatorios o el medicamento Elmiron para ayudar a mejorar los síntomas.
  • Casi nunca se hace cirugía. Ésta se puede realizar si la persona tiene síntomas que no desaparecen con otros tratamientos, si presenta problemas con el paso de la orina o sangre en la orina.

Otras medidas que pueden ayudar abarcan:

  • Evitar los líquidos o alimentos que irriten la vejiga. Incluyen los alimentos picantes y el alcohol, los jugos cítricos, la cafeína y los alimentos que los contienen.
  • Hacer ejercicios de educación del esfínter vesical para ayudarlo a programar los momentos para tratar de orinar y para demorar la micción en las demás horas. Un método consiste en obligarse a retardar la micción entre estos períodos a pesar de la urgencia. A medida que usted se vaya haciendo más capaz de esperar todo ese tiempo, aumente gradualmente los intervalos de tiempo en 15 minutos. Trate de llegar a una meta de orinar cada tres o cuatro horas.
  • Hacer ejercicios de fortalecimiento del músculo pélvico denominados ejercicios de Kegel para ayudar a aliviar los síntomas de la urgencia urinaria.

 

¡Agenda tu cita!

(55) 4617.7361

 

Nombre:

E-mail:

Teléfono::

Mensaje: